Intervención de la IEPES en ‪la consulta interactiva de alto nivel con sociedad civil #HLM2016AIDS 

Por Rvdo. Martin Díaz.

Iglesia Evangélica Protestante de El Salvador

Hermanos y hermanas es indispensable que relacionemos las políticas de drogas y en definitiva las políticas públicas de reducción de daños y gestión de riesgos para poder poner fin a la epidemia de VIH /SIDA, pues hoy una de las amenazas más grandes contra nuestro trabajo son las actividades de riesgo, la falta de educación, la falta de acceso a la salud sexual y los derechos reproductivos. Es evidente que el consumo de sustancias de forma irresponsable aumenta los riesgos de contagio.

Es una vergüenza que países latinoamericanos desde una retórica de doble moral y violando flagrantemente la laicidad del Estado se posicionan desde el fundamentalismo religioso para negar acceso a la salud a personas de la comunidad LGBTI, siendo la población trans la más afectada y estigmatizada. Hermanos y hermanas, es lamentable que pocos países de nuestra región hayan adherido a la convención iberoamericana de derechos de la juventud, que en definitiva sería una herramienta útil para el combate al VIH en nuestros países. Aún más lamentable, perdón digamos las cosas como son. Es una vergüenza que el Estado salvadoreño no adhiera a esta convención siendo la sede de la cumbre donde la misma se firmó.

Es de gran urgencia y necesidad fortalecer los mecanismos de país (mcp) del fondo global. Tenemos la certeza de que estos son la vía más directa de contribuir en el desarrollo local. Pedimos encarecidamente que los sistemas de Naciones Unidas tomen conciencia y no dejen de apoyar a los países pobres, sólo porque sus gobiernos se disfrazan de renta media con el apoyo del Banco Mundial.

Finalmente hago un llamado a todas y todos en nombre de Dios, ha que luchemos juntos que no olvidemos que las banderas que alzamos están interrelacionadas. Luchemos por la descriminalización de las personas que usan drogas, pues esto impide el acceso real a programas de salud, luchemos por la aplicación real de políticas públicas de reducción de daños y gestión de riesgos, por la defensa de la salud sexual y los derechos reproductivos en nuestros países. Seamos solidarios con los países que padecemos de la prohibición total del aborto, la Despenalización del aborto es un tema importante para la salud pública de países como El Salvador, República Dominicana o Bolivia. Utilicemos estos espacios no para institucionalizar las luchas de la sociedad civil, sino para bajar a las bases a estos mecano smos que hasta ahora manejan un puñado de burócratas lejanos o ciegos de la realidad de la social.

Al final los que se quedan atrás son los gobiernos y la oscura, codiciosa y muchas veces inhumana industria farmacéutica protegida por nuestros mismos gobernantes.

Que Dios padre y Madre nos guíe en esta ardua lucha.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *