La Iglesia Evangélica Protestante de El Salvador (IEPES), junto a otras organizaciones locales e internacionales, solicita que los tres poderes del Estado otorgen el indulto a 17 mujeres que sufrieron aborto por complicaciones obstétricas y falta de atención médica,  por lo que ahora purgan penas hasta de cuarenta años, condenadas por homicidio agravado.

El Reverendo Martín Diaz, Presidente de la Iglesia, durante un acto público de solidaridad con las reas, rechazó la persecución que padecen las mujeres que abortan y lamentó la falta del debido proceso que impidió a las acusadas ser escuchadas y defenderse adecuadamente. El Rvdo. Diaz considera necesario que se revise la legislación relativa al aborto y se garantice el respeto a los derechos de las mujeres, según los estandares que mandatan organismos internacionales de derechos humanos.

El primer martes de abril decenas de simpatizantes con la causa partieron de la penitenciaría de mujeres hacia la Asamblea Legislagiva para entregar los 17 indultos al primer órgano del Estado. El indulto es una alternativa que ofrece el marco jurídico salvadoreño, mediante la Ley Especial de Ocursos de Gracia, para corregir la injusticia y liberar a las mujeres presas.

La IEPES confía en que el Estado salvadoreño resuelva favorablemente y a la mayor brevedad posible las 17 solicitudes de Indulto, cumpliendo también con la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer, “Convención Belem do Pará”, suscrita por el Estado de El Salvador en el año 2005. Además se suma a la campaña “Una flor por las 17…No dejemos que sus vidas se marchiten”, en apoyo a las mujeres reclusas.

Comments are closed.