Frente a la crisis del status quo a la que se enfrenta la humanidad y también la teología.

Frente a una desorientación por la gran influencia de teologías europeas y la incoherencia de los discursos teológicos y las prácticas eclesiales de las instituciones religiosas que supuestamente adhieren a la Reforma del siglo XVI.

Frente a la toma de conciencia de que los grupos comunitarios alternativos en la historia, aparecen como marginales, inmorales y discriminados por las “instituciones oficiales” funcionales al sistema.

Frente a la marginación de una teología que mostraba un Cristo resucitado en las causas populares.

Frente a la desorientación teológica de las iglesias históricas debido a la imposición descontextualizada de la teología y el intento fallido de aplicación de metodologías obsoletas en su eclesiología.

Frente al abandono de los principios más básicos entre la teología y eclesiología ante el sistema capitalista y los poderes políticos fácticos.

Frente al indignante silencio cómplice de las iglesias ante la destrucción del medio ambiente y el atropello de los poderes hegemónicos para saciar su sed de recursos naturales.

Frente a la ambigüedad del discurso teológico y de la praxis.

Frente a un sinnúmero de nuevas alternativas surgidas del caos del sistema.

Intentamos reivindicar teologías marginadas y aplastadas por las teologías imperantes que hoy están en crisis, porque no supieron poner en práctica su principio de reforma constante.

Sentimos la urgencia de encontrar un camino liberador de las tradiciones que oprimen y enfatizan el sufrimiento con dogmas que son funcionales al sistema de muerte. mediante el mensaje liberador de Jesús de Nazareth nos llamamos asi conscientemente cristianos y cristianas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *