POR LOS DERECHOS LGTBI Y DEL MATRIMONIO IGUALITARIO 

La Iglesia Evangélica Protestante de El Salvador y la Misión Sacerdotal Tercermundista condenamos el intento de prohibición del matrimonio igualitario impulsado por Alianza Republicana Nacionalista, ARENA, que en una maniobra desesperada coarta las libertades individuales, amenaza los derechos humanos y humilla a hermanas y hermanos salvadoreños miembros de las comunidades LGTBI.

Al mismo tiempo, no debiera ser una sorpresa que el partido ARENA tenga esta postura: es coherente con su mentalidad retrograda, sus acciones excluyentes, sus estrategias represivas y  violentas. Muchas veces, sino todas las veces, nuestras hermanas y hermanos LGTBI sufren discriminación y maltrato por parte del sistema de salud y seguridad pública,  de religiosos y servidores públicos, etc. La condena, estigmatización y marginación de las personas que no son heterosexuales crea divisiones en la sociedad y destruye las familias.

Como cristianas y cristianos coherentes con el mensaje de amor de Jesús, debemos apoyar la lucha de los derechos para todas y todos por igual. Somos llamados a levantar nuestra voz en contra de la injusticia y la discriminación de cualquier tipo.

Exigimos que se deje de transmitir mensajes falsos a la población, diciendo que la diversidad sexual es una perversión y es condenada por Dios.

Exigimos que el estado actúe de forma laica para superar las imposiciones morales de una creencia específica a toda la sociedad.

Hermanas y hermanos es hora de que abramos nuestros corazones y mentes para superar conceptos obsoletos y prejuicios sin sentido, dándole lugar a una convivencia más respetuosa e igualitaria.

Como IEPES reafirmamos nuestro compromiso Jesuano, y les invitamos a todas y todos a que estudien el mensaje de Jesús. Si dicen ser cristianos/as están diciendo que siguen a Jesús de Nazareth, entonces deben estudiar con minuciosidad y rigor científico las Escrituras.

Las y los especialistas académicos, biblistas y exégetas reconocidos mundialmente han podido deconstruir la interpretación equivocada de que la homosexualidad debe ser causa de condena y marginación. En los Evangelios encontramos un mensaje de Amor desinteresado y la proclamación de la Buena Nueva del Reino de Dios. En NINGÚN lugar, encontraremos condena alguna a las personas LGTBI. Cuando el texto bíblico se tradujo al español, la tradición perpetuó una idea errónea. La tradición enseñó: sexualidad = pecado. Cuando en el texto hebreo aparece la palabra “pecado” por primera vez, es cuando Caín mata a su hermano Abel, es decir que provocar la muerte y la violencia eso es el pecado, al menos según el Génesis.  Quienes digan lo contrario no han entendido el mensaje de Jesús. No han entendido el mandamiento del Amor, o bien, lo ignoran conscientemente.

Invitamos a la población en general, a las comunidades LGTBI, a todas las personas y agrupaciones de familiares y todas y todos los hetero-aliados que se sumen al repudio de la intromisión en los derechos íntimos de las personas. Ni el estado ni la iglesia deben ni pueden decidir sobre la intimidad de las personas, ni sobre sus cuerpos, ni sus mentes.

Llamamos a reflexionar, a actuar con conciencia y a ser respetuosos con las demás personas y formas vida con las que convivimos.

Seamos ciudadanas y ciudadanos responsables y este próximo domingo vayamos con conciencia a las urnas, no dejemos que otros se impongan y elijan por nosotros.

 

 Iglesia Evangélica Protestante De El Salvador

¡Mirada Fresca!

¡Diálogo Honesto!

¡Provocando Encuentros!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *